Cualquier marca en la que su comunicación interna y externa no se encuentre alineada, es una marca cuya credibilidad se puede poner en duda y que, por tanto, no cumplirá el propósito último al que un negocio debe aspirar, el de ser socialmente responsable.